Home»La Rambla del crimen»El primer crimen

El primer crimen

0
Shares
Pinterest Google+

La novela negrocriminal es el objetivo de esta sección que ahora comienza. La idea no es que sea tan sólo una recopilación de críticas, sino que refleje las sensaciones que quedan después de las lecturas que, en buena medida, ocupan mis intereses actuales tras escribir la primera novela de la serie “Manual lens” y trabajar en su continuación. Hablaré sobre clásicos y modernos, siempre con la intención de ir llenando de contenidos mi avidez por el género. También de aquellos libros teóricos que nos ayudan a entender mejor la naturaleza de nuestra pasión por este tipo de novela.

A la entrega inicial de “Crímenes en la Rambla” sólo se podía hablar de un libro. El día de la conversación con Ramon Marrugat, cuando nació esta sección, ya pensaba que sería ineludible hacer mención del regalo que, para los que amamos la novela negrocriminal, nos había hecho un librero, Paco Camarasa. De entrada, agradeciéndole su dedicación al género, como librero, como creador y conductor de la exitosa y necesaria Barcelona Negra; pero también, y muy especialmente, por la publicación de un libro que quedará como el único realmente imprescindible para todos aquellos que quieran entender cómo ha transcurrido la literatura negrocriminal en los últimos años. Cuáles son los protagonistas, las novelas, los momentos…

Y lo primero que habría que decir es que el libro de referencia del que hablamos no es un ensayo pretendidamente profundo. Se trata más bien de unas memorias, casi de unas notas a pie de página. Pero estas notas se han construido a lo largo de toda una vida, suponen trabajar con la experiencia acumulada y, lo que siempre es más sorprendente en literatura, escribir desde la sencillez de discurso sin rebajar en ningún momento el interés del contenido.

Sangre en los estantes también se podría calificar como una especie de enciclopedia del crimen a la manera de Sue Grafton. Camarasa nos ofrece entradas sobre autores siguiendo un orden alfabético y nos da la excusa para adentrarnos en su mundo. A menudo establece relaciones inéditas entre ellos, nos abre caminos que nos hacen mejores lectores. A veces la excusa es un detalle sobre la vida del escritor, una apreciación personal, un momento congelado en el tiempo, casi como una fotografía.

Uno de los mayores aciertos es que la anécdota y la reflexión se den la mano en estas páginas. Camarasa mezcla información sobre las sociedades donde pasan las novelas, análisis bien fundamentados sobre los personajes, opiniones de los autores que tan sólo fueron palabras dejadas un poco al azar en un ambiente distendido y, como no, instantes que quedaron fijados en la memoria a raíz de algún congreso o de una visita a su añorada librería “Negra y criminal”.

El lector se da cuenta enseguida de que Sangre en los estantes le abrirá muchas puertas y que, el resto, como exige la buena literatura, lo pondrá él. Quiero creer que la novela negrocriminal no está tan pendiente de las modas, que vamos continuamente en busca de autores que no figuran en la mesa de novedades.

Leer estas “memorias” de Paco Camarasa, nos proporciona casi toda la información que necesitaremos para movernos dentro del género. Sólo nos queda agradecer este libro tan inteligente que pone en nuestras manos toda la sabiduría y la experiencia de su autor.

X.R. Trigo

(20 marzo 2017)

 

Paco Camarasa, Sangre en los estantes, Barcelona, Destino, 2016, 453 p.